Cada vez son más las mujeres que optan por el uso de la copa menstrual. Se trata de un recipiente de silicona o látex, que se inserta en la vagina durante la menstruación para que se deposite el flujo.

Un reciente estudio científico publicado por la revista Lancet Public Health avala quelas copas menstruales son un método seguro y eficaz para las mujeres en los días de regla. Este estudio ha revisado datos de 43 investigaciones anteriores, además de consultar a 3.319 mujeres sobre su uso.  Un dato significativo es que el 70% de las mujeres que han utilizado este producto aseguraron que lo prefieren frente a otros métodos para la menstruación.

Es una opción que va ganando adeptas porque ofrece muchas ventajas. ¿Quieres conocerlas?

  • Económica: La copa menstrual es muy económica porque tiene una durabilidad de 10 años y te ahorrarás el gasto mensual en compresas y tampones.
  • Es ecológica: otra de sus ventajas es que es respetuosa con el medio ambiente, ya que es reutilizable y no desechable como las compresas y tampones.
  • Son saludables: existen varios problemas asociados al uso de compresas y tampones, como la sequedad vaginal, las alergias, la candidiasis, etc. La copa menstrual es hipoalergénica y está fabricada con materiales cuidadosos con tu cuerpo.
  • Reduce el olor. Usando la copa, se reducirá este olor de la menstruación y te sentirás más limpia.

Estas ventajas son excelentes razones para pasarse al uso de la copa menstrual, pero entre las dudas más frecuentes que nos plantean es como se pone, y por eso queremos explicarte paso a paso el procedimiento.

1. Dóblala

Sostén la base de la copa, aplanando la abertura y doblándola por la mitad.

2. Insértala

Inclina la copa hacia el coxis e insértala hasta que el tallo de extracción esté dentro.

3. Colócala

Gírala ligeramente de izquierda a derecha o tira suavemente hacia abajo para ajustarla

4. La extracción

Solo tienes que presionar ligeramente la base y tirar hacia abajo. Mantén el cuerpo relajado para favorecer que los músculos vaginales no la “sujeten”. Cuando sientas la base de la copa, apriétala suavemente para liberar el sellado vaginal. Si está muy encajada, muévela hacia los lados ligeramente.